Una serie de explosiones en la capital y en una ciudad oriental de Afganistán han escenificado el paso del país a una nueva fase de su agónica guerra.

En esta, los Talibán también son objetivo, aunque de nuevo son los civiles quienes se llevan la peor parte. Al menos tres personas murieron y una veintena resultaron heridas, en el primer gran ataque desde la matanza de más de 182 muertos, reivindicada por el Estado Islámico en el Jorasán, que puso punto y final a la caótica evacuación de las fuerzas occidentales.

Este sábado a primera hora de la mañana, una bomba lapa estalló en el distrito kabulí de Dasht-e Barchi, hogar de la minoría hazara, de religión chíta, perseguida durante años por los extremistas suníes. No causó víctimas mortales. No así en al menos tres explosiones posteriores de minas de carretera que ocurrieron en la ciudad de Jalalabad, al paso de un convoy de fuerzas del Emirato Islámico talibán, y que dejaron, de acuerdo con fuentes locales, tres muertos. Dos de ellos eran miembros de los Talibán.

«Un vehículo talibán que patrullaba en Jalalabad fue el objetivo», ha confirmado a la agencia France Presse una fuente del movimiento fundamentalista, quien añadió que «entre los heridos hay mujeres y niños». Una imagen del atentado muestra una camioneta de las fuerzas de seguridad afganas, con la bandera del Emirato, parcialmente convertida en chatarra. El hospital de Jalalabad ha recibido a multitud de heridos, al menos 20 según medios afganos, la mayoría inocentes.

Jalalabad es la capital de Nangarhar, una provincia fronteriza con Pakistán que ha sido durante el último lustro el feudo del Estado Islámico en el Jorasán. La rama regional de la organización armada que fundó Abu Bakr Bagdadi, enfrentada a Al Qaeda y a los Talibán pese a tener afinidades ideológicas, prometió el mes pasado convertir en un infierno tanto la retirada internacional como el Gobierno talibán. Estos últimos, que acusan de «apóstatas» al Movimiento, reivindicaron la masacre del aeropuerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.