El consejero vasco de Economía reconoce su «preocupación» por el coste de materias básicas para la industria y la falta de semiconductores

El consejero de Economía y Hacienda Pedro Azpiazu descarta que el acelerado crecimiento del precio de la electricidad, el incremento de los costes de las materias primas y las dificultades para garantizar suministros como los semiconductores en la industria automovilística pongan en peligro la «recuperación» económica en Euskadi. El Gobierno vasco ultima sus proyecto de presupuestos de 2022 con previsiones de incremento del PIB del 6,7% en 2021 y del 6,4% el próximo año e incluye en sus buenas perspectivas el efecto de los proyectos financiados por la Unión Europea. EH Bildu ha movido ficha hoy proponiendo a Azpiazu pactar los tres primeros grandes proyectos para Euskadi que también ha vinculado con las cuentas del 2022 del Gobierno de Sánchez.

Azpiazu descarta que el incremento desbocado del precio de la electricidad «interrumpa» la recuperación que augura para la economía vasca. El consejero de Economía y Hacienda rebaja las consecuencias en el crecimiento industrial y en el consumo privado del aumento de la factura de la luz en varias respuestas a preguntas parlamentarias planteadas por el representante de PP+C’s Luis Gordillo. El portavoz económico de la coalición de PP+C’s le trasladó a Azpiazu su preocupación por la evolución tanto del precio de la energía como de las materias primas pero el consejero minimiza sus efectos.

Azpiazu se apoya en datos como la fortaleza industrial con un incremento interanual del 7,5% que se vio incrementada en agosto con un dato del 8,5%. En los 8 primeros meses de 2021, el incremento de la actividad industrial en Euskadi fue del 13% frente al mismo periodo de 2020, un año marcado por el parón de la economía a partir del mes de febrero. Sólo el sector de la energía en Euskadi ha mostrado una tendencia negativa en 2021 con una pérdida del 5,9% respecto a 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.