La primera ministra, Mette Frederiksen, explica que si no pueden conseguir un contrato tendrán que colaborar en tareas municipales un mínimo de 37 horas a la semana

Dinamarca pretende vincular las ayudas sociales a los inmigrantes con una actividad de 37 horas semanales para animarles a integrarse, ha anunciado este martes el gobierno socialdemócrata danés, uno de los más duros de Europa contra la inmigración. «Queremos introducir una nueva lógica de trabajo donde las personas tienen el deber de contribuir y ser útiles, y si no pueden encontrar un trabajo regular, tendrán que colaborar para ganarse esa asignación», ha matizado la primera ministra Mette Frederiksen, durante una conferencia de prensa.

«Durante demasiados años hemos hecho un flaco favor a muchas personas al no imponerles nada», ha agregado. En su proyecto ‘Dinamarca puede hacer más’, el gobierno, en el poder desde junio de 2019, señala que seis de cada diez mujeres del Magreb, Turquía y Oriente Medio están fuera del mercado laboral danés. De inicio, la idea es integrar a 20.000 personas animándolas a encontrar un trabajo a través de los ayuntamientos.

«Por ejemplo, el trabajo puede ser en la playa recolectando colillas de cigarrillos o plásticos», ha dicho el ministro de Trabajo Peter Hummelgaard. «Lo más importante para nosotros es que la gente salga de sus casas», ya sean recién llegados o beneficiarios de ayudas durante mucho tiempo, insistió.

La principal preocupación de los votantes durante las últimas elecciones legislativas de 2019 fueron los temas de migración e integración, que acaparan los programas políticos daneses, en todos los partidos. A principios de año, Frederiksen se propuso como objetivo cero solicitudes de asilo, cuando ya el nivel era muy bajo -851 entre el 1 de enero y el 31 de julio- en un país marcado por los bandazos en materia de políticas migratorias durante más de 20 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *